Oración y Ofrenda Floral

El próximo 25 de Agosto en Santa María la Mayor a las 20.00 tendrá lugar Oración y Ofrenda Floral. Ver más

Novena a Nuestra Patrona

La novena a nuestra Patrona tendrá lugar entre los días... Ver más

Procesiónes

Para estas fiestas patronales los traslados de nuestra Patrona y su procesión en su día, son las que aqui se pueden ver... Ver más

Fiestas Patronales

Durante los próximos días y durante la estancia de nuestra patrona se van a venir realizando diferente actos en su honor... Ver más

Como se ha comentado en el apartado de la Historia de la Sagrada Imagen , la actual talla no es la que existió antes de la Guerra Civil Española.

La Imagen anterior comenta el escritor Don Antonio Blázquez era del siglo XIV, de mármol y colocada de pie, tenia al Niño en su lado izquierdo, acariciando con su mano la cara de su Madre. El señor Hervás escribió lo siguiente: Es la imagen de soltura y túnica ceñida, sujeta con correa que le cuelga hasta tocar sus extremidades.
Con estas dos descripciones y la información de Doña Maria Pinilla se hizo la nueva Imagen al finalizar la guerra, que corrió a cargo del escultor valenciano Don Lázaro Guimiel.

Imagen de la Virgen de las Cruces

La Sagrada Talla de Nuestra Señora de las Cruces sin vestiduras representa a una figura femenina de joven aspecto que está de pie y que tiene al Niño sobre su brazo izquierdo. Se encuentra vestida con una túnica de anchos pliegues de color verde oscuro y con un ceñidor de color oro viejo. El Niño, sentado sobre el brazo izquierdo de la Madre , esta desnudo aunque tiene un paño de pudor del mismo color que la túnica de su Madre, teniendo su mano izquierda extendida y la mano derecha acariciando la barbilla de la Virgen. Le cuelga desde los hombros de la Virgen una capa de un color verde-dorado. Tales prendas no dejan ver los pies de la Imagen.
Es una talla realizada en alabastro salvo la cabeza de la Virgen y del Niño que son las originales de la talla antigua, y se piensa que es madera.
Hay que destacar que representa a la Virgen Maria con severa dignidad pero se compagina con la dulce sonrisa que anima las fracciones de su Santo rostro. Éste tiene los ojos bien abiertos, la boca, muy pequeña, que configura la amabilidad que antes hemos comentado, la barbilla esta redondeada y la nariz es correcta con señales de algún golpe.
La cara del Niño no está dotado de esa gracia particular que posee su Madre siendo éste de una seriedad mas tangible.
Pero realmente la Sagrada Imagen de la Virgen de las Cruces no la observamos así ya que va cubierta de unos preciosos vestidos. Desde el siglo XVII, con motivo de la moda barroca, se reviste adoptando su forma tradicional.
Las partes que se observan de la Imagen son el rostro y la mano derecha de la Virgen y la cabeza y manos del Niño Jesús. El resto se reviste por un manto y túnica para la Virgen , un traje para el Niño Jesús, todo del mismo color. Lleva además una peluca, que acrecienta su barroquismo, cubierta de una mantilla. En su mano derecha sujeta un cetro y el Niño lleva un ?Mundillo?. La cara de la Virgen va bordeada por el Rostrillo. Sobre las cabezas de ambas imágenes se coloca una corona.
Destacar que colgado del corpiño de la Virgen lleva el bastón de Alcaldesa Mayor de Daimiel.
La Virgen de las Cruces cuenta con un buen número de vestidos, que se van cambiando según tiempos litúrgicos y festividades, y muchas otras joyas que devotos han regalado por su cariño y fe.

Vestidos de la Virgen

A Nuestra Señora de las Cruces la podemos ver con distintos vestidos a lo largo del año.
De los cuales, hay que destacar seis de ellos por su incalculable valor ya que son de terciopelo y están bordados con hilo de oro o de plata.


Vestido Azul cielo:

Es un manto de terciopelo que fue confeccionado en Sevilla en 1998-1999, y donado por la devota doña Mª Verónica Higuera Zafra de Ciudad Real por múltiples favores recibidos.

Vestido Rosa:

Se trata de un manto bordado en plata y con puntilla alrededor, donado por el daimieleño don Joaquín Moreno Chocano.
Se restauró hacia el 1995 mediante un laborioso trabajo de recaudación de fondos realizado por las Camareras.

Vestido Morado:

Es de terciopelo morado y bordado en hilo de oro por las monjas Carmelitas descalzas del Monasterio de la Paz de Daimiel hacia el año 1970. Fue realizado con motivo de la Rogativas que se hacían a la Virgen. Se le coloca actualmente durante el tiempo litúrgico de la Cuaresma.

Vestido Verde:

También de terciopelo pero de color verde y bordado con hilo de oro por las Carmelitas Descalzas de Daimiel. Fue donado por doña Raimunda Martín de la Sierra el 1 de septiembre de 1986, siendo ésta Hermana Mayor.

Vestido Blanco:
Aunque estuvo desaparecido durante la guerra civil, apareció posteriormente conjuntamente con otras cosas de la Virgen de las Cruces.
Era de tisú de plata aunque con la restauración de 1991 se puso en terciopelo blanco. Tal restauración la costeo la Panificadora de Labradores y otra parte por don Adrián García Carpintero.

Vestido Azul:

Se trata del vestido de la Virgen más antiguo ya que data de 1885. Tiene una inscripción: ?La villa de Daimiel en agradecimiento por la liberación del cólera?.
Era de tisú de plata pero se restauro en 1966 en terciopelo azul cian y bordados de oro por un taller de obreras de Acción Católica de Valdepeñas.
Se podría decir que es el traje oficial de Nuestra Señora de las Cruces.

En los próximos días

Calendario Hermandad

Último mes Noviembre 2017 Mes siguiente
L M X J V S D
week 44 1 2 3 4 5
week 45 6 7 8 9 10 11 12
week 46 13 14 15 16 17 18 19
week 47 20 21 22 23 24 25 26
week 48 27 28 29 30